La Historia de la motosierra

PREHISTORIA

En toda Europa, cubierta desde el periodo Mesolítico de espesos bosques La sierra está entre las herramientas más antiguas de la Humanidad, junto con el hacha y el martillo. Apareció en el periodo Neolítico, entre el 6000 y el 3500 a. C. utilizada para el corte de piedra, matorral, hierba y árboles, y consistente en la adicción de dientes a lascas de sílex, que se insertaban en un trozo de madera a modo de Hoz, generando un corte continuo y sin desgaste. Este invento permaneció inalterado hasta el descubrimiento de los metales, primero en cobre y después en bronce, hierro y acero.

Hay quien afirma que es tan antigua como el dalu, especie de bomba hidráulica que emplearon los sumerios hace 5500 años en Mesopotamia para sacar agua de los ríos Tigris y Éufrates.

De la misma manera es uno de los primeros instrumentos metalúrgicos que fabrica cuando, tras la primera fase metálica del bronce (aleación, como se sabe, del cobre y el estaño, metales fundidos a temperaturas relativamente bajas, y poco apta para la fabricación de herramientas), descubre finalmente la técnica para fundir el hierro. A partir de la Edad del Hierro, los testimonios arqueológicos de estos instrumentos son ahora de hierro.

HISTORIA

Existen varias leyendas al respecto de su invención, la mitología griega atribuye el origen de la sierra a Talux, a quien su madre puso bajo la tutela de su hermano Dédalo, carpintero de oficio. Según la leyenda, Talux concibió este utensilio al encontrar un maxilar de serpiente con el que se puso a cortar un trozo de madera; según otros, no sería Talux sino su hermano Perdix, inventor también de la rueda, el torno y otros instrumentos.

Es más que probable que la sierra fue inventada por los egipcios a lo largo del periodo que abarca la Edad del Bronce en aquella región, hacia el tercer milenio a. de C.

Otras historias, igualmente fabulosas, atribuyen la invención de la sierra o serrucho al ateniense Dédalo, hijo de Epulano, el arquitecto más antiguo de Grecia y constructor del laberinto de su nombre. A él se le hace responsable también del invento de las velas para barcos, del hacha y del nivel de albañil.

El poeta latino Ovidio al explicar estas leyendas dice que Perdix se inspiró para dar con el invento de la sierra en la espina dorsal de un pez espada. De hecho, en los viajes de Cadamosco a África se dice que los antiguos habitantes de las Islas Madeira empleaban la espina dorsal de ese pez como serrucho.

EDAD MEDIA Y RENACIMIENTO

En Europa, durante el reinado de Carlomagno, a finales del siglo VIII, se creía que el pez espada cortaba la madera de los buques con su espada.

Es evidente que el descubrimiento de la sierra se remonta a tiempos primitivos. Y es natural que fuera así porque la materia prima principal tanto en el mundo antiguo como en la Edad Media y el Renacimiento fue la madera. Casi todo se hacía de madera, por lo que las herramientas fundamentales eran las del carpintero: la sierra, el martillo, las tenazas, son útiles que ya utilizaban los romanos. El artesano romano creó una gran variedad de herramientas entre las que destacaban las sierras acopladas a un marco de madera, utensilio que formó la base del utillaje hasta el siglo XIV.

El famoso orador romano Marco Tulio Cicerón, del siglo I a.C. habla en uno de sus discursos de la sierra que cierto ladrón empleó para abrir un cofre. Eran utilizadas tanto como herramienta, como instrumento de tortura y ejecución.

A partir del siglo XIII era herramienta muy común en Europa. Conocida fue entonces la sierra de mano llamada sierra de espada, que los romanos utilizaban para aserrar madera cortándola del través. Existía también la sierra de hoja estrecha llamada también “sierra de arco”, que utilizaba el carpintero en su banco de trabajo. En una pintura de Roberto Campin, en el retablo de Mérode (1430), san José aparece sentado junto a su banco de trabajo rodeado de herramientas, entre ellas la sierra de espada.

En el siglo XV apareció la primera sierra para metales. Según el naturalista alemán Beckman había en Augsburgo sierras mecánicas movidas por agua hacia 1322; y en 1427 la ciudad de Breslau, hoy polaca, poseía una sierra mecánica que proporcionaba al municipio grandes ingresos.

Estos ingenios a modo de aserraderos estaban al pie de los grandes bosques de la Europa central y nórdica, y eran sierras mecánicas formadas por varias hojas paralelas capaces de hacer diversos cortes a la vez.

En estos silos del medievo, se automatiza el proceso con la adicción de movimiento, dando paso a sierras de balanceo a pedal. Este sistema fue perfeccionado por Leonardo Da Vinci en el siglo XVI, que usó la fuerza del agua como “motor” de la sierra.

EDAD MODERNA

A finales del XVII los suecos poseían sierras de hasta setenta y dos hojas movidas por ruedas hidráulicas de seis metros de ancho.

Llegada la revolución industrial en la segunda mitad del siglo XVIII, la lucha del obrero contra la máquina estaba declarada. En 1768 los ciudadanos de la ciudad inglesa de Limchouse despedazaron con sus manos una sofisticada sierra mecánica equipada con motor que accionaba el viento.

Lógicamente aquellos ingenios quitaban mano de obra y en muchos lugares, como las cercanías de Londres, provocaron tumultos y algaradas “porque quitan el pan a quienes antes trabajaban”, ya que antes el aserrado se hacía con grandes sierras de mano de hasta cuatro brazos.

Una de las sierras más modernas, la sierra saltadora”, fue presentada en el Salón del Bricolaje de 1984 por la sociedad alemana Bosch y permite un recorte preciso; entre sus ventajas está la de no requerir enchufe y carecer de cable, lo que da autonomía de movimiento a su usuario.

Otras variedades son la sierra mecánica, la sierra de calar, la sierra eléctrica, la sierra circular, sierra de banda, sierra de cienta, sierra sinfin, etc.

Y, con esta evolución llegamos a la sierra mecánica.


En 1830 un doctor alemán llamado Bernard Heine, fabricó una sierra con cadena dentada contínua, montada sobre guías y dotada de movimiento semiautomático (con un aspecto similar a los taladros manuales antiguos),
que se utilizaba para el corte de huesos, entre ellos los de la pelvis de las mujeres en el momento del parto, facilitando la salida del recién nacido y disminuyendo enormemente la mortalidad infantil, y para abrir el cráneo de sus pacientes y practicar craneotomías. Lo llamó OSTEÓTOMO (este instrumento estaba formado por una serie de eslabones que se unían a una cadena de transporte con pequeños dientes de corte y los bordes en ángulo. Esta cadena se movía en torno a una hoja de guía girando la manivela de una rueda dentada.
Inauguró una nueva era en el campo de la ortopedia médica, convirtiéndola en una especialidad, ya que la osteotomía hizo fácil el trabajo de cortar a través del duro hueso sin el impacto del martillo y el cincel; o sin las sacudidas de la sierra de mano tradicional, lo que permitía a los cirujanos seccionar sin provocar el astillamiento de los huesos.
Toda una consideración en una época donde
la anestesia todavía no se había descubierto).

Varios grandes fabricantes de motosierras, entre ellos el ingeniero mecánico Andreas Stihl (el considerado «padre de la sierra mecánica moderna») afirman haber inventado la primera sierra de cadenas de la historia en la década de 1920.
Sin embargo, el osteótomo ya llevaba casi un siglo cortando huesos entre nosotros.

En el final de la primera mitad del siglo XIX, comenzaron a aparecer tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, las Drag Saws o Sierras de Arrastre, que fueron motorizadas en la segunda mitad del siglo, primero con propulsores de vapor y después de explosión.

Hay quien afirma que un inventor de California llamado Muir fue la primera persona en poner una cadena en una cuchilla para usarla con fines de explotación forestal, inventando técnicamente la primera motosierra de tala. Sin embargo, la invención de Muir pesó cientos de libras y requirió una grúa. Esta invención no fue un éxito comercial o práctico. Otros ejemplos de las primeras sierras automáticas de registro fueron: la enorme sierra circular Hamilton de 1861 que fue accionada por uno o dos hombres y parecía una rueda giratoria; los inventos de Marvin Smith (1882, 1890) o Jacob Ellis (1888) atestiguan un interés creciente en la automatización de la tala. y la sierra norteamericana de la década de 1880 que se parecía a una máquina de remo sobre la que los cortadores podían sentarse.

   

Llegado 1905, en Eureka, California en los Estados Unidos, Benz y Hendricks, fabrican la primera con motor de combustión interna y refrigerada por agua utilizando un motor marino acondicionado a una sierra y llevan a cabo un hecho histórico, se corta un tronco de 3 metros de diámetro en 4,5 minutos, pero como toda innovación tenía un problema, la cadena se destensaba constantemente al no circular sobre un soporte (espada).

En 1910, el estadounidense Charles Wolf desarrolló la primera sierra térmica de cadena recta (“Wolf Brute”), y en la década de 1920, su firma (la Potlatch Lumber Company) desarrolló modelos de motores eléctricos.

El desarrollo industrial hizo a partir de estas fechas que los fabricantes desplegaran todo su ingenio para hacerse con un hueco en el mercado:
Sierras eléctricas, neumáticas, circulares y de cadena, competían por obtener la máxima calidad en sus productos. Todas tenían problemas, eran muy grandes, pesadas y difíciles de manejar. Los primeros modelos eran tan pesados que debían ser utilizados por dos operarios y tenían ruedas para poderlas desplazar.

Europa no se queda fuera: los primeros modelos de motosierra se experimentan en Suecia.

Los fabricantes se multiplicaron:

En 1926, el alemán Andreas Stihl patentó la “Motosierra de corte para energía eléctrica”. Esta sierra tenía unos pesados 63 kg y una cadena de calibre de una pulgada con asas en cada extremo. Debido a su volumen, se necesitaban dos personas para operar.

En 1927 Emil Lerp, el fundador de Dolmar, inventó la motosierra de gasolina transportable. Lerp probó su invento en una colina llamada Dolmar, y nombró a su compañía por el sitio de prueba. El 15 de junio de 1928, Lerp recibió una patente en Alemania por su invención. Su antiguo socio comercial Andreas Stihl fundó la empresa alemana Stihl, que también fabrica motosierras.

En 1929, Stihl construyó su primera motosierra de gasolina, llamada la ‘máquina para talar árboles’. La compañía continuó creciendo y en 1931 se convirtió en la primera compañía europea en exportar motosierras a América y Rusia. Fue el principal proveedor de motosierras para los nazis y fue nombrado motosierra oficial del Reich y Alemania.

En 1930 Festo que fue fundada en 1925 en Alemania por Albert Fezer y Gottlieb Stoll e inicialmente fabricó herramientas para cortar madera y luego se diversificó en la industria de la automatización, comercializó un producto temprano notable que fue una motosierra portátil que funcionaba con gasolina. En 2000, sus actividades de herramientas eléctricas portátiles se convirtieron en una empresa independiente, Festool que aun hoy en día producen herramientas.

1940 Después de la segunda guerra mundial, las mejoras en el aluminio y el diseño del motor ligero de las motosierras hizo que una persona pudiera cargar con una.

La cadena de gubias, mientras tanto, fue inventada en 1947 por Joe Cox, uno de los fundadores de Oregon.
Otras mejoras (peso, motorización o potencia de la máquina) están vinculadas a los principales fabricantes como McCulloch o Wolf.

Finalmente, en la década de 1950, la empresa PPK vende motosierras en Francia a un hombre, ¡debe ser fuerte porque la herramienta pesa casi 20 kg!
Hoy en día, los modelos más comunes no exceden los 6 kg para una potencia quíntuple.

PPK-80 Comercial llama

En 1954, Jonsered creó el prototipo para la motosierra moderna. Un diseño que Stihl utiliza hasta el día de hoy.

En 1959, la compañía Stihl introdujo la motosierra Contra ligera.

Hacía 1960 va evolucionando la portabilidad, y  Husqvarna crea el modelo 70 que era tan ligero y cómodo que podía usarse para el desramado, debido la experiencia de Husqvarna en la fabricación de motores potentes y ligeros. Pero a medida que las motosierras se comenzaron a usar en turnos de trabajo más prolongados y para varias tareas, comenzaron a hacerse notar, los problemas producidos por las vibraciones del motor y la espada. Por eso se comenzó a trabajar para reducir las vibraciones, Hasta que en 1969 lanza la 180, la primera motosierra del mundo con sistema antivibratorio incorporado.

Bueno, por hoy ya es bastante información…

En la próxima entrada os contaré la Historia de la motosierra en España…

Ya sabeis HISTORIAS DE MOTOSIERRAS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »